La argumentación formal es clara, concisa, y explícita. Y pretende que sólo los elementos estrictamente necesarios formen parte de ella. Se intenta que no haya interpretaciones divergentes o relaciones invisibles que permitan a la incertidumbre campar por el lugar. Para ello, se centra en la validez de las relaciones entre los elementos que incluye. La […]

Leer más →